Hace algunos días me encontré en las redes con una frase complementaria a la típica frase del vaso medio de agua, que hemos escuchado siempre.

“El pesimista ve el vaso medio vacío. El optimista ve el vaso medio lleno. El emprendedor va y busca más agua.

Me llamó la atención porque tuve la oportunidad de formar una empresa; y quien inicia un emprendimiento, o algo nuevo en general, justamente está yendo a buscar más agua para llenar el vaso en vez de quedarse discutiendo sin cambiar las cosas.

Hoy en día, pese a la proliferación de emprendimientos y negocios de todo tipo, aún hay muchas necesidades reales de la gente que nadie ha cubierto. Es muy común escuchar discutir sobre si un producto o servicio es mejor que otro, o reclamar por que el sistema no funciona en algunas situaciones, o simplemente que la calidad de algo es deficiente.

Aquí es donde algunas personas se arman de coraje y deciden dar un paso hacia adelante y buscan cómo cambiar las cosas.

Quisiera motivar, sobre todo a la juventud, a que abramos los ojos y nos demos cuenta de que frente a nosotros hay un montón de opciones y alternativas para ir por más agua y llenar el vaso. Hasta de nuestros hobbies y actividades que hacemos para distraernos podemos generar proyectos y negocios que no solo nos dejen ganancias, sino que además pueden cambiar la vida de las demás personas para mejor.

Siempre habrá miedos y obstáculos que superar, pero todo tendrá solución en la medida en que se vaya avanzando. Lo importante es empezar lo antes posible, teniendo muy en cuenta que el fracaso es parte del proceso para lograr algo mejor cada vez.

Pedir un poco de orientación y ayuda siempre es recomendable. Quienes hemos tenido experiencias siempre estaremos felices de compartir lo vivido.

Finalmente, uno de los mejores consejos.

Hazlo. Y si tienes miedo, hazlo con miedo.